Facebook
RSS

ACC: Acoger sin tiempo

-
Inma Tamayo


Grupo de la Parroquia de Sto. Tomás de Villanueva - Castellón
Cuando los Peregrinos llegáis a la Oficina lo hacéis principalmente para presentar vuestra credencial, sellar en ella la llegada a Santiago y recoger la Compostela. Habéis pasado por la plaza del Obradoiro donde todas las emociones que venís acumulando se han soltado, puede que hayáis entrado en la Catedral y palpáis que la meta está conseguida, que vuestra Peregrinación a tocado a su fin.
 
¡Final feliz! ¿Pero ahora?
Durante el camino habéis podido hablar y compartir con otros peregrinos, os habéis enriquecido abriendo el corazón y dejando que otros os abran el suyo, pero ahora estáis en Santiago y todo lo vivido queda suspendido como un momento “neutro” y ¿ahora que hacéis con lo encontrado, con lo descubierto? Si es mucho lo que habéis experimentado será mucho lo que tenéis que asimilar y colocar para que vuestra vida no siga siendo igual que antes de hacer el Camino. Se podría decir que ahora el Apóstol  Santiago “os conoce en primera persona” e intercederá por vosotros “también en primera persona”.

Si necesitáis tiempo para hablar en voz alta, compartir, preguntar, poner vuestro corazón y vuestra cabeza en sintonía para volver a casa, ¡Búscanos! ACC está en la Oficina de Acogida al Peregrino. Y… ¡Tenemos tiempo para ti!


2 Responses so far.

  1. juanfra says:

    Qué bueno¡¡¡ El espíritu de Jenaro sigue trabajando por allí.

  2. Raquel Bellés says:

    Desde casa también hemos podido vivir la experiencia de nuestros chicos. No es lo mismo, evidentemente, el cansancio, el dolor y las ampollas en los pies los han sufrido ellos. Pero sí hemos podido acompañarles en sus sufrimientos, dándonos pie también a rezar por todos y cada uno de ellos. Hemos vivido con ellos la armonía y compañerismo que ha habido entre todos, las calurosas acogidas que han recibido, la amabilidad de las personas que han encontrado, la alegría y satisfacción de la superación personal, las agradables sorpresas como ver el botafumeiro en la Misa del Peregrino, y por supuesto hemos disfrutado con ellos la belleza de la naturaleza gallega, los grandes pastos, los densos bosques... Además de dos cosas que van a hacer único este Camino, primero que estamos celebrando el Año de la Fe que nos dejó Benedicto XVI y segundo que se ha convertido en una oportunidad de rezar por el Cónclave y el nuevo sucesor de Pedro. Cada día han podido descubrir a Dios en el Camino, así que, podría decir que todo ha sido un regalo. Ahora, como bien dices Inma, esta experiencia hay que llevarla a la vida diaria para reforzar nuestra fe, para no escatimar esfuerzos, para darlo todo por el otro, para ser siempre un buen compañero de Camino. El Apóstol Santiago los proteja y los acompañe siempre, a ellos y sus familias. Y a vosotros gracias por vuestro trabajo de acogida en la Oficina del Peregrino. Un abrazo.

Leave a Reply